martes, abril 13

Vacaciones

Olía tanto a verano cómo cuando se oyen los gritos y risas de los niños del parque de abajo. El olor a plastico de piscina, de agua de manguera sobre la piel, de sol secando la arena húmeda en nuestra nariz. Pues como todo eso era. Mientras me abanicaba con una guía de nuestro próximo viaje, el sol me cegaba con los rayos de mediodia y las faldas de mi vestido intentaron escapar del aire que entraba por los 3 milimetros de ventanilla. Me gusta conducir por los caminos de tierra y parar para fotografiar el mar.
Dentro de 10 años pensaré ' que libres hemos crecido'.

Y esque estos viajes son los que me dan felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario