lunes, septiembre 7

Piecitos

La noche huele a aire caliente que se mezcla con el sonido de los aspersores del parque de abajo. Apoyo los pies descalzos cerca de la ventana y puedo imaginar que siento como me salpica el agua fría. Me quedo con las ganas de ver llover. Bajo un poco la persiana porque la mañana lo inundará todo de luz y hará más calor y no tendré aspersores que me refresquen los pies. Bajo un poco la luz y las estrellas imaginarias de mi techo ya brillan.

1 comentario: